Buscar:
1 Feb 2011 12:10
subido por: admin

TRABAJADORES EXTERNOS ¿POR QUÉ SI Y POR QUÉ NO?

Los potenciales escenarios que se despliegan ante la posibilidad de incorporar a la rutina de trabajo a un profesional externo son de los más variados. Se puede discutir por un largo rato acerca de las ventajas y desventajas que esta estrategia puede originar, pero más allá de esto, las conclusiones resultantes siempre quedarán reducidas a dos elementos centrales:

- Las capacidades del profesional externo para resolver los inconvenientes por los que fue convocado.

- La voluntad del equipo interno de trabajo para incorporar los aportes del profesional externo y no verse amenazado por este.

En el hipotético caso de que la participación de un trabajador externo en una empresa reúna estas dos condiciones, los resultados serán por demás positivas debido a los siguientes factores:

- Permitirá satisfacer las necesidades empresariales para un momento puntual, ya sea en el caso de que la compañía se vea desbordada por el volumen del trabajo o bien, superada por la situación motivo de conflicto.

- El proceso de incorporación es rápido, dado que no se requiere de tiempo de adaptación ni de un periodo destinado a la formación.

- Su aporte será de gran trascendencia, ya que podrá trasmitir la experiencia adquirida en su paso por otras empresas, como así también ofrecerá una mirada objetiva de la situación problemática.

- Desde el punto de vista económico, también se vislumbra una ventaja significativa. Un profesional externo sabe, desde el momento de su incorporación, que trabajará con presupuestos reducidos. A su vez, el vínculo profesional entre la compañía y el trabajador finalizará una vez alcanzado el objetivo, por lo que no es necesario cargar con los costos que supone un trabajador permanente.

- Como trabajador independiente, el profesional externo puede ser considerado una empresa en sí misma. Esto significa que posee una gran sensibilidad para interactuar con empresarios y desenvolverse en el mundo de los negocios.

Comentar

2010 Gestion de pymes | Derechos reservados