Buscar:
2 Mar 2016 08:49
subido por: admin

¿Renting o Leasing? Principales diferencias a la hora de financiar un coche

¿Renting o Leasing? Principales diferencias a la hora de financiar un coche

En el momento actual, en el que tanto particulares como los autónomos y las pequeñas empresas tienen aún grandes dificultades para acceder al crédito de los bancos a pesar de la recuperación económica, están cada vez más de moda formas de financiación “alternativas” a los préstamos bancarios cuando necesitamos adquirir un bien caro como puede ser un vehículo.

A este respecto, muchos son los que se interesan por el leasing y el renting como formas de financiar el nuevo coche familiar o la furgoneta de reparto del pequeño negocio que acaba de emprender. Es por ello que conviene estar bien informado de las ventajas y puntos débiles de ambas modalidades de financiación según las necesidades que tengamos o el tipo de vehículo que estemos buscando adquirir.

Por un lado, el leasing se puede definir como un alquiler con opción a compra. Es una fórmula que tiene como principal ventaja precisamente que el coche financiado puede pasar a ser de nuestra propiedad al final del contrato, tiempo durante el cual habremos disfrutado del mismo a la vez que lo hemos financiado, ahorrándonos el desembolso inicial y disfrutando de ciertos incentivos fiscales que lleva aparejado el leasing, como poder fraccionar el IVA o el hecho de que a nivel empresarial se considere en los balances contables como deuda a largo plazo. En cuanto a las desventajas, lo cierto es que es poco flexible si lo que te interesa es cambiar de vehículo cada cierto tiempo, además de tener que cubrir los gastos que lleva aparejado un utilitario, como seguros o el mantenimiento durante el contrato.

El renting, por su parte, es una modalidad que cada vez cuenta con más adeptos primeramente por la comodidad y flexibilidad que ofrece pagar las cuotas de alquiler del coche y “olvidarte” de todo lo demás, como seguros, impuestos, averías y costes de mantenimiento y uso, ya que son circunstancias que en la mayoría de contratos de renting de vehículos van cubiertos por los servicios complementarios. En cualquier caso, la principal diferencia frente al leasing es que al término del contrato de renting no tenemos la posibilidad de quedarnos en propiedad con el vehículo, sino que podemos renovar el alquilar o cambiar a otro contrato de renting (con otro coche, otras prestaciones, etc.).

No nos convendría el renting, por tanto, si nuestra intención es seguir utilizando ese mismo vehículo durante mucho tiempo. Si, por contra, nos interesa el hecho de poder cambiar cada 2 o 3  años y disfrutar, así mismo, de una fiscalidad favorable en cuanto a IVA e IRPF en el pago de la cuota de renting, el renting puede ser la opción más recomendable.

Comentar

2010 Gestion de pymes | Derechos reservados